sábado, 27 de junio de 2009

MINA DE AGUABLANCA II. MONESTERIO . (BADAJOZ)

MINA DE AGUABLANCA. MONESTERIO . (BADAJOZ)
La mina Aguablanca de Monesterio.Badajoz.Extremadura.
Extrae diariamente catorce camiones diarios de mineral concentrado, que se exporta al país asiático para la fabricación de acero inoxidable.
Extracción del mineral: En el fondo de la corta se trabaja a turnos al día de lunes a viernes. El radio de perforación se va ampliando a medida que se profundiza para poder acceder al mineral, que se encuentra situado en un filón muy estrecho, pero muy profundo.
Molido de la materia: El mineral se muele para liberar las partículas de sulfuro, que son las que contienen el níquel y otros metales.
Proceso de flotación: Consiste en aditivar el mineral con una serie de reactivos que recubren las partículas de sulfuros haciéndolas hidroactivas, es decir, repelentes al agua. Cuando entran en contacto con el agua en una cuba, las partículas con el níquel quedan aisladas en las burbujas.
El concentrado: El producto resultante, con una concentración de metal del 7%, es comercializado en forma de polvo húmedo.La restauración: El material que extrae y que no tiene valor mineral es extendido en otras zonas sin causar alteraciones orográficas. Se recubre de material vegetal y ahí se plantan las encinas que se extraen del terreno de la mina. Más del 80% de los árboles que se arrancan se pueden reutilizar, el resto está en malas condiciones.
PARA QUÉ SIRVEElectrodomésticos: Utensilios de cocina, cuberterías, grandes electrodomésticos, pequeños aparatos para el hogar.
Automoción: Sobre todo tubos de escape de coches.
Construcción: Edificios y mobiliario urbano, especialmente fachadas y materiales.
Industria: Muy utilizado en las industrias de alimentación, los productos químicos y los hidrocarburos.
Ventajas: Su resistencia a la corrosión, sus propiedades higiénicas y sus características estéticas hacen del acero inoxidable un material muy atractivo para satisfacer diversos tipos de demandas, como la industria médica, según la enciclopedia 'online' Wikipedia. Las cacerolas y cubiertos que usan muchos habitantes en China son una realidad gracias a la mina extremeña de Aguablanca. Allí, en un rincón situado en el término de Monesterio, se extrae buena parte del níquel que resulta imprescindible para alear el acero inoxidable que se fabrica en China.Esta explotación minera inició su actividad a comienzos del año 2005, tras varios años de estudios. Al final, fue la multinacional Río Narcea quien se hizo cargo de la explotación.
Actualmente, unas 300 personas trabajan de forma directa en la mina, para extraer entre 100.000 y 115.000 toneladas anuales de concentrado de producto, aunque todavía no se haya alcanzado el techo en el ritmo de trabajo. En Aguablanca se obtienen varios metales. El 70% es níquel, pero también se puede encontrar en proporciones mucho menores cobre, platino, paladio y cobalto. De hecho todos los días salen entre 12 y 14 camiones cargados de concentrado de níquel. Una cantidad que, sin embargo, resulta escasa para todo el trabajo que requiere. Este año se moverán unos 5,5 millones de metros cúbicos de suelo. De ellos, una mínima parte es aprovechable. «El mineral que se extrae tiene una presencia muy baja de metal, apenas un 0,6%. Nosotros vendemos un concentrado que tiene un contenido en metal 10 veces más de lo que tenía el mineral que se extrae, hasta un 7% aproximadamente. Por eso, de cada tonelada de mineral que pasa por la planta, solamente sacamos 70 kilos de concentrado. El resto es estéril», cuenta Francisco Bellón, director de operaciones de la mina. En otros metales la concentración es mucho mayor. Por ejemplo, en el caso del cobre o el zinc, el mineral de los que se extraen tiene una concentración del 6% o el 7%. La planta de tratamiento en Aguablanca es la que consigue enriquecer el producto mediante una serie de procedimientos. El resultado es un polvo de apariencia parecida al cemento que se transporta ligeramente humedecido para que no se suspenda en el ambiente. De viaje todos los camiones que salen diariamente de Aguablanca llevan el mismo destino: un almacén cercano al puerto de Huelva. Cada tres meses, desde allí se fleta un barco con 24.000 toneladas de material. El destino es la fundición de Xinxuan, en la República Popular de China, adonde se vende con la intermediación de la multinacional Glencore.En este emplazamiento asiático se funde el concentrado para extraer definitivamente níquel. «En esos hornos de fusión se introduce níquel de todo el mundo, Sudáfrica, Canadá... De hecho, la cantidad que aporta Aguablanca es pequeña para la capacidad que existe», señala Francisco Bellón.
Utilidades:¿Pero, para qué sirve el níquel? Su principal aplicación es la fabricación del acero inoxidable. El 70% de la producción mundial de este mineral tiene tal fin. Depende del tipo de acero, pero algunos poseen hasta un 18% de níquel. Este mineral también vale para la fabricación de monedas, componentes de automóviles, pilas, diferentes aleaciones utilizadas en instrumental de precisión, etc.En cuanto al cobre, que supone un 25% de la producción de Aguablanca, se utiliza para la construcción de cables y piezas eléctricas, utensilios de cocina, piezas de calculadoras y de relojes, gran cantidad de aleaciones, etc.El metal, ya puro después de la fundición, es comercializado por la empresa china en un formato parecido a lingotes. Se vende a toda su gama de clientes en función de la calidad demandada por cada uno, de forma que el níquel de Aguablanca acaba formando parte de multitud de productos. Lo que sí es claro es que todos ellos se quedan en China, ya que esta fundición en concreto tiene su mayor cliente dentro del país. «El gigante asiático ha sido un demandante brutal de níquel en los últimos años, de manera que la evolución de su precio se debe principalmente al incremento de la producción de acero de China», comenta el director de operaciones de Aguablanca.
Restauración Río Narcea cuenta con un Plan de Restauración que fija que se vaya reponiendo el aspecto del entorno a medida que se desarrollan los trabajos. Si no se aprovecha la actual corta (pozo) para nuevos yacimientos, los planes pasan por cubrir el hueco con una laguna. «No tendría sentido rellenarlo con las escombreras que hemos sacado, entre otros motivos porque hacemos la restauración a medida que avanzamos los trabajos», cuenta Bellón. Así, el material estéril resultante se dispone de forma que no ocasione alteración de relieve y sea lo más mimético posible. A continuación se rellena con una capa de entre 30 y 40 centímetros de tierra vegetal, que proviene de la propia mina. Finalmente, el proceso se completa con la plantación de las encinas que se han retirado de la zona del pozo de la mina.
FOTOS. CARLOS U. Y ALFREDO G.

LIBROS DE MINERALES

LIBROS DE MINERALES